Un grupo autodenominado el gobierno de la cárcel, llamado “Las Chilangas”, ofrecen “protección” a las internas del Centro de Readaptación Social de Cozumel a cambio de tres a cinco mil pesos mensuales.

Una madre de familia denuncia que es la quinta vez que golpean a su hija y pide la intervención de las autoridades. Explica que su hija lleva años siendo víctima de violencia por parte cuatro mujeres del Cereso que se hacen llamara “Las Chilangas” quienes le exigen un pago mensual.

La interna ha hecho llegar una carta a su madre donde describe los ataques y amenazas que recibe, entre ellas que la “picarán” con una lima de metal si dice algo. La señora señala que existe complicidad entre las autoridades de la cárcel, además el ex director del Cereso prostituía a su hija.