Un nuevo estudio reveló que los pacientes recuperados de COVID-19 podrían sufrir impactos negativos en funciones cerebrales, siendo el peor de los casos, un deterioro mental de hasta 10 años de envejecimiento del cerebro.

De acuerdo con el estudio publicado en Medrxiv, el déficit cognitivo denota un deterioro en los procesos mentales de los pacientes que tienen que ver con la forma en que se obtiene la información y cómo el individuo la comprende. 

Estos datos han sido recopilados de un estudio -que no ha sido revisado por expertos- de más de 84 mil personas dirigido por Adam Hampshire, médico del Imperial Collage de Londres.

Los investigadores encontraron que hay algunos casos graves de la infección por coronavirus, la cuál está relacionada con déficit cognitivo sustancial durante meses.

Cerebro de pacientes

Para determinar el deterioro mental, se analizaron los resultados de 84 mil 285 personas que completaron un estudio llamado Great British Intelligence Test.

Los resultados se compararon con los promedios de personas de las mismas condiciones que no hubieran padecido COVID-19.

Adam Hampshire, médico del Imperial Collage de Londres, explicó que las personas que se habían recuperado de la enfermedad reportaron importante déficit cognitivo.

Los peores casos mostraron impactos “equivalentes a la disminución promedio de 10 años en el desempeño global entre las edades de 20 a 70”.

El estudio también destacó un efecto severo en aquellas personas que no habían recibido atención durante la enfermedad.

cerebro-de-pacientes-Covid-19

Pruebas cognitivas dan resultado del cerebro de los pacientes

Las pruebas cognitivas miden qué tan bien realiza las tareas el cerebro, como recordar palabras o unir puntos en un rompecabezas.

Dichas pruebas se utilizan para evaluar el desempeño del cerebro en enfermedades como el Alzheimer y también permite a los médicos evaluar problemas cerebrales temporales.

Los investigadores indicaron que los déficts cognitivos fueron “de una magnitud de efecto sustancial”, especialmente entre las personas que habían sido hospitalizadas con COVID-19.

Expertos analizan los resultados

Al respecto, científicos que no participaron directamente en el estudio manifestaron que los resultados deben considerarse cuidadosamente.

“La función cognitiva de los participantes no se conocía antes del covid, y los resultados tampoco reflejan una recuperación a largo plazo, por lo que cualquier efecto sobre la cognición puede ser de corto plazo”, afirmó Joanna Wardlaw, profesora de neuroimagen aplicada en la Universidad de Edimburgo.

Asimismo, Derek Hill, profesor de Ciencia de Imágenes Médicas en el University College de Londres, señaló que los hallazgos del estudio no pueden ser del todo confiables, ya que no se compararon las puntuaciones antes y después.

COVID-19 sigue siendo estudiado

El hallazgo se da a casi un año de que apareció esta enfermedad en China, cuyos efectos y tratamientos siguen en investigación.

Entre otras alteraciones, el estudio encontró dificultades en la resolución de problemas, memoria espacial, atención selectiva y procesamiento de emociones.

Así, las afectaciones más profundas aparecen en los dos extremos: quienes no fueron atendidos y quienes llegaron a cuidados intensivos.

En conclusión, los expertos indicaron que estos problemas que se presentan tras la enfermedad no están asociados con la edad, educación, condición médica adyacente o carácter socioeconómico.

Por lo que su importancia radica en las consecuencias para la función cognitiva durante la fase de recuperación. 

¿Qué opinas?

Te recomendamos: NIÑOS EDUCADOS POR FAMILIAS HOMOPARENTALES TIENEN MEJOR DESEMPEÑO ESCOLAR: ESTUDIO