Después de las labores de limpieza que el Ayuntamiento de Benito Juárez realizó en 2019, en once cenotes dentro de la zona urbana de Cancún, las autoridades se han vuelto a llevar la sorpresa de que de nuevo están llenos de basura.

En los cuerpos de agua se encontraron desde llantas, artículos del hogar, electrodomésticos, colchones y todo tipo de plásticos.

Incluso, las autoridades rescataron a un cocodrilo que fue arrojado y vivió por varios años en el agua contaminada.

Martha Abundes, encargada del plan, comentó que aunque este año la cantidad de basura fue menor que el año pasado, lo importante es sensibilizar a la población para que garanticen el cuidado de los cenotes.

El cuidado del medio ambiente es responsabilidad de TODOS.