La tarde del pasado martes 19 de noviembre, elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) realizaron un cateo en una funeraria de la delegación Alfredo V. Bonfil, por reportes de supuestas incineraciones clandestinas de cuerpos humanos y de investigaciones de un secuestro del que no revelaron más detalles.

Además de las oficinas situadas en la dirección antes mencionada, se aseguró un crematorio ubicado en la Av. José López Portillo. La FGE presentó un comunicado en el que se informó acerca del cumplimiento de la orden de cateo de dichos establecimientos y nada más.

Al manejarse toda la información bajo tal hermetismo, circulaba a voces diferentes versiones como que la funeraria podría haber sido utilizada para deshacerse de los cuerpos de los dos jóvenes que desaparecieron en la discoteca PALAZZO y en el bar DISTRITO CAVANA.