El caso de feminicidio infantil de Fátima ha dado mucho de qué hablar, y no solo por el hecho de que en México diez mujeres al día desaparecen y mueran por esta causa, sino también por la ineficiente respuesta que se ha visto últimamente por parte de las autoridades.

Los hechos

Martes 11 de febrero. El personal del Colegio Enrique Rébsamen al que Fátima asistía, permitió que la niña abandonara el plantel con una persona desconocida, a esto, el director del colegio, Teléfosforo Flores aseguró que la niña salió de la mano de una persona del sexo femenino sin ningún problema, motivo por el que no se activó algún protocolo o control para la entrega de los niños.

El procedimiento incluye disposiciones como la entrega de los menores a los padres con previa identificación o la canalización del niño al Ministerio Público si su familiar no llega en los 20 minutos próximos a su salida. Nada de eso sucedió en el caso de Fátima.

La pista clave de la investigación con la que se cuenta hasta el momento es un vídeo en el que se observa a Fátima por última vez, es en la calle Ignacio Zaragoza en compañía de una mujer a las 18:30 horas el día martes y que posterior, fue trasladada en un vehículo blanco hasta una casa que ya fue cateada y donde se interroga a cinco personas.

Denuncia

Sin rastro de Fátima, su hermana Karla y su padre acudieron al Ministerio Público de la Fiscalía Desconcentrada en Tláhuac para levantar una denuncia tras la desaparición, pero no fue posible debido a que tenían que esperar 72 horas para activar la alerta Amber, que permite la búsqueda de los menores a nivel estatal y nacional.

De acuerdo con la subprocuradora de Atención a Víctimas de la Fiscalía de Justicia, Nelly Montealegre, declaró que la familia no acudió el 11 sino el miércoles 12 a levantar dicha denuncia.

Jueves 13. Personal de la fiscalía y familiares recorren la zona para buscar a la niña y recolectan videos que hoy son claves para esclarecer lo ocurrido.

La madre de Fátima, María Magdalena y sus tíos, Sonia y Miguel Antón visitaron varios comercios preguntando por las características de una niña desaparecida. No obtuvieron respuesta de ella, pero sí pudieron recabar información gracias a unos vídeos que permitió ubicar a la mujer que se llevó a Fátima saliendo de la escuela.

Pese a lo ocurrido, la familia de la menor denunció que las cámaras de video vigilancia del gobierno conectadas al C4 eran inservibles, ya que arrojaron imágenes muy oscuras y otras no funcionaban.

Viernes 14. Se recabaron vídeos de la zona y se investigaron los hechos.

Sábado 15. Policías encontraron el cuerpo abandonado de la menor desnuda y con huellas de tortura en un terreno baldío de la alcaldía de Tláhuac.

Una semana después

La Fiscalía capitalina difundió el retrato hablado de la mujer que se llevó a la pequeña Fátima, el documento detalla que se trata de una mujer de 42 a 45 años, de complexión mediana, tez morena clara, cabello largo lacio, cara redonda, ojos pequeños, nariz recta y mentón oval y que, además ofrece una recompensa de 2 millones de pesos a quien proporcione información que lleve a su captura.

Contradicciones

El colegio. La subprocuradora de Atención a Víctimas de la FGJ de CDMX sostuvo que personal de la Fiscalía acudió en una primera instancia el 13 de febrero, pero el director de la institución afirmó que ninguna autoridad se acercó para solicitar información, sino que fue hasta después que se encontró el cuerpo.

DIF. Se emitió una tarjeta informativa el día lunes por parte del DIF de la Ciudad de México en la que revela antecedes de violencia y maltrato de la familia de Fátima, poniendo como posibles culpables a los papás de la menor. La institución no intervino posteriormente para atender o resolver el problema.

Este caso es uno más que hace referencia a las omisiones y fallas por parte de las autoridades en México.