¿Conoces el nombre Pablo Escobar? Capo de la droga en Colombia y uno de los criminales más buscados por Estados Unidos; de todas las historias que hay alrededor de él, hoy queremos contarte una que lo liga a Tulum.

Hubo una vez una lujosa mansión frente al bello mar de Tulum, que fuera propiedad de uno de los narcotraficantes más famosos, Pablo Emilio Escobar.

Cuentan que esta casa era uno de los tantos refugios que tenía y que lo visitaba frecuentemente, incluso supervisó su construcción.

Se dice que el dinero obtenido por la cocaína ayudó a colocar los primeros postes y cables de luz de Tulum a Punta Allen.

Te puede interesar: Mystika: el museo de Tulum que causa revuelo en Instagram

La construcción marchó viento en popa, al menos hasta 1993, año en el que muriera el capo.

Transformando el proyecto de Escobar

Poco a poco se fue abandonando la obra, la gente dejó de trabajar e incluso se saqueó la propiedad.

Los habitantes cuentan que se llevaron hasta los cables y postes que se habían colocado gracias al dinero de este poderoso narcotraficante.

La propiedad fue posteriormente confiscada y pasó mucho tiempo en el abandono, hasta que un coleccionista la rescató.

Lio Malca, la adquirió para transformarla en un exquisito hotel: Casa Malca, que hoy cuenta con 71 habitaciones, un spa y obras de reconocidos artistas.

Recientemente, a un lado, en la otra parte el terreno, Thor Equities Group ha invertido cerca de 100 millones de dólares en Casa Magna.

Ahora es un complejo de 40 habitaciones de lujo que se encuentra en los mil 500 metros restantes de lo que fuera la propiedad de Pablo Escobar.

Es así que lo que alguna vez fue pensado como el refugio para uno de los capos de la droga más famosos, hoy se ha convertido en un glamoroso sitio de descanso turístico.

Aquí convergen dos bellos, lujosos y exclusivos hoteles: Casa Magna y Casa Malca.

¿Te hospedarías ahí?

Sigue leyendo: Descubre la majestuosa ciudad maya de Muyil, en Tulum