El Foro Económico Mundial aseguró que el consumo de carne puede ser sustituido por otras proteínas que “podrían impedir millones de muertes inútiles cada año” y reducir las emisiones de dióxido de carbono.