El 2019 no fue un buen año para Cancún, a pesar de ser el destino favorito de turistas nacionales e internacionales, el año pasado el crecimiento en la llegada de pasajeros fue tan solo de 0.5%, el menor desde la crisis de 2009, según informes del Grupo Aeroportuario del sureste (Asur).

La falta de promoción, la inseguridad y el sargazo fueron las causas por las que el flujo de visitantes se vio afectado, aunado a la eliminación del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) por parte del gobierno y la quiebra de la aerolínea Thomas Cook.

De 10 visitantes que arriban al aeropuerto internacional 7 son extranjeros, particularmente estadounidenses, pero esta vez optaron por otros destinos como: África, Europa, Asia y Sudamérica.

Pero no sólo Cancún fue el afectado, el aeropuerto de Cozumel presentó bajas considerables en la llegada de turistas, se recibieron 5.7% menos personas.

Se espera que esa solo sea una mala racha y que este año el sector turístico pueda levantarse.