Riviera maya, el tiempo era joven. En las olas del Caribe, piratas mayas macehuales, se contenían horas largas en altamar, haciendo de las suyas. A lo lejos eran observados por el general Bravo, quien frotaba sus manos maquilando una acción militar para desplazar a aquellos rufianes de su cultura.

El golpe inició en Chan Santa Cruz, hoy Felipe Carrillo Puerto. La invasión continuó por el entonces territorio federal. Aquí justo aquí, pero más antiguo. Nuestra tierra fue convertida en un asentamiento de trabajos forzados, un auténtico semillero de esclavos.

1970, territorio de Quintana Roo, México. El fideicomiso FONATUR, administrado por el Banco de México, despega un importante proyecto para el país entero: Cancún. Cuatro años más tarde ya era concebido como destino turístico a nivel mundial, campo que permitió el nombramiento del territorio de Quintana Roo como Estado.

2017, Cancún, Quintana Roo, México. Gobierno actual de Remberto Estrada, inseguridad, calles plagadas de narcotráfico, una calidad que deja mucho que desear en materia de atención ciudadana, desfalcos políticos y un pueblo que desborda éxito más que nunca.

A primeros pasos, a resurgimiento y a actualidad cruda, nos saben estos 47 años.

¡Felicidades Cancún!