La idea es básica, espiritual y apegada a la naturaleza. Se basa en el concepto santuario, donde las cenizas del difunto son depositadas en una urna hecha de coco, la cual servirá como abono o fertilizante para plantar un árbol, el cual será visitado por familiares y seres queridos, erradicando la sombría sensación de visitar un lugar con tumbas.

Esta idea ha sido implementada en otras partes del mundo, trayendo consigo comentarios positivos al respecto, ¿tú te animarías?

Mayores informes en https://bosquesdepaz.mx/