Kantunilkín.- Productores de maíz temen perder sus cosechas ante la presencia del gusano cogollero que daña las plantas, pero la junta local de sanidad vegetal minimiza los daños al considerarlos mínimos y que se puede recuperar parte de la producción.

Campesinos de varias comunidades del municipio han hecho un llamado a las autoridades correspondientes para que sean atendidas las plagas de gusano cogollero que surgieron a consecuencia de que no ha llovido por varios días en sus milpas.

El detalle de este tipo de gusano es que daña el centro de las plantas de maíz dando como resultado que se marchiten y, obviamente, disminuyen las cosechas. Además de que la plaga se propagan fácilmente en los sembradíos de los elotes, considerados el principal alimento de las familias de las comunidades rurales, dijo el comisariado ejidal de San Francisco Rafael Citul.

Por su parte, el presidente de la junta de sanidad vegetal en este municipio Jorge Marcelino Chan Oxte señaló que los daños en las milpas son mínimos, ya que las plantas aún son pequeñas y se pueden recuperar “solo es cuestión de que llueva de nuevo, se mueren los gusanos y las plantas se recuperan”, relató.

Dijo que existen más de 90 productores del programa federal “Sembrando Vidas” que han sufrido daños en sus milpas a consecuencia del gusano cogollero, pero no puede aplicar agroquímicos para contrarrestarlo porque los lineamientos del programa lo prohíben, ya que todo debe ser natural y el único método natural para el gusano cogollero son las lluvias.