Y no, la pintura no se llama “El Zapata Gay”, sino “La Revolución”, y quien la firma es Fabián Cháirez, artista invitado a participar a la muestra “Zapata después de Zapata” junto con otras 140 piezas, dentro del recinto del Palacio de Bellas Artes, exposición curada por Luis Vargas Santiago.

La polémica pintura ha llegado a la vista de la familia directa de “El Caudillo del Sur”, específicamente, a su nieto Jorge Zapata, mismo que ha conformado un grupo de campesinos en contra de la utilización de la imagen de su abuelo en una pintura que retrata, según el mismo creador, nuevas masculinidades acuñadas en anteriores.

Sin embargo esto no ha hecho para nada feliz a dichos representantes, quienes fijaron un plazo de dos días para retirar el óleo, de lo contrario ellos mismos lo harán y posteriormente, quemarán.

Mientras tanto el recinto estuvo bloqueado por integrantes de la Unión de Nacionales de Trabajadores Agrícolas.

Agrupaciones de campesinos se manifestaron dispuestos a quemar la pintura.

Y se reportaron agresiones a activistas LGBT: