Luego de aproximadamente tres décadas, este lunes cayó granizo en Felipe Carrillo Puerto, generando una gran preocupación entre los pobladores.

Los hechos se registraron en la comunidad de Señor, localizada en la zona maya de Felipe Carrillo Puerto, donde no granizaba desde hace por lo menos 30 años.

De acuerdo con los habitantes de la localidad, donde habitan unas 7 mil personas, esto es preocupante porque el hielo podría afectar los ecosistemas.

Granizo en Felipe Carrillo Puerto

Según explicaron, la granizada en Felipe Carillo Puerto de hace más de 30 años afectó la selva, los cultivos y a los animales.

Te puede interesar: ¡ENCUENTRAN ENVOLTURA DE HACE 25 AÑOS EN EL CENOTE DE YUCATÁN!

De acuerdo con publicaciones hechas en redes sociales, habitantes de Señor relatan que hace tres décadas algunas personas recogieron aves, venados y otros animales de la región que no pudieron resguardarse de la caída de hielo.

Luis Alfonso Pérez Maldonado, director de Protección Civil en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, dijo que hasta el momento no había daños que lamentar en esta ocasión.

Granizada por frente frío 35

El funcionario explicó que este fenómeno meteorológico fue provocado por la entrada del frente frío número 35, que afectó a la Península de Yucatán.

Esta situación generará actividad eléctrica, chubascos puntuales fuertes y ráfagas de viento en las próximas horas.

Ante esta situación, la Coordinación Estatal de Protección Civil, pidió a la población estar alerta, sobre todo en las zonas indígenas del estado.

¿Qué es y cómo se forma el granizo?

El granizo es la precipitación en forma de trozos de hielo más o menos duros que caen de las nubes. El tamaño de éstas puede oscilar desde unos pocos milímetros hasta varios centímetros.

La formación de granizo necesita la presencia de las fuertes tormentas, y su tamaño y el número de capas depende del tiempo que permanece en el interior de las nubes de gran desarrollo vertical.

¿Crees que esto se deba al calentamiento global?

Te puede interesar: LAGUNA DE BACALAR EN RIESGO DE PERDER SUS SIETE COLORES