México se ha convertido en un país que no permite la conservación y el cuidado de la naturaleza. Cada vez son más los ambientalistas asesinados, ¡ya basta!