¿Sabías que el calentamiento global representa un riesgo para la supervivencia de las tortugas? Pues puede determinar el sexo de los reptiles y con ello llevar a su extinción.

El calentamiento ha provocado un alza en las temperaturas de la arena, siendo los últimos cinco años los más cálidos que se han registrado en el mundo.

El calor sí influye

Los científicos predicen que las crías de tortugas marina, en todo el mundo, serán casi todas hembras.

Eso se debe a que el calor de la arena, en donde están enterrados los huevos, determina si una cría de tortuga es macho o hembra.

Los huevos de las tortugas marinas que se incuban por debajo de los 27,7 grados centígrados producen machos. En cambio, si la temperatura supera los 31 grados, todas las crías serán hembras, según la Administración Nacional de Asuntos Oceánicos y Atmosféricos.

Cabo Verde, Australia y Florida: algunos de los lugares en donde las tortugas corren peligro

Este fenómeno se está observando en lugares como Cabo Verde, un estado soberano insular de África localizado en el océano Atlántico.

En ese lugar, una sexta parte de las tortugas del planeta pone huevos, la desproporción entre sexos es enorme.

Investigadores de la Universidad de Exeter revelaron que del total de las tortugas que nacen, el 84% son hembras. Un dato alarmante para la especie, pues los machos podrían desaparecer en dos o tres décadas.

Otros de los lugares que preocupa la situación, son Florida y Australia, lugares en donde las poblaciones de tortugas están demostrando dramáticos trastornos sexuales.

En 2018, una investigación demostró que por cada macho se registraron 116 hembras.

En el caso de Florida, los investigadores de la Florida Atlantic University consideraron que del total de las crías de la playa de Boca Ratón, por lo menos el 90% son hembras.

De continuar con esta tendencia en Cabo Verde, los investigadores estimaron que menos del 1% de las tortugas marinas del país nacerán machos a finales del siglo. Pero si la temperatura sigue aumentando, la especie podría ser eliminada por completo.

La difícil vida de las tortugas marinas

Las tortugas marinas no la pasan muy bien, simplemente para nacer tienen que sobreponerse a muchos desafíos, pues muchos de sus huevos, incubados en playas de arena, ni siquiera eclosionan; es decir, que las crías no alcanzan el máximo nivel de desarrollo y no están listos para nacer.

Pero no son las únicas dificultades, los quelonios también pueden morir por microbios, perros callejeros en busca de alimento, la intervención humana o por la acción de otras tortugas que intentan cavar un nido nuevo.

En conclusión, solo una fracción del 1% de las crías llega a la adultez.

¿Cómo crees que podrías ayudar a reducir el calentamiento global y prevalecer la población de tortugas?