El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que se iniciarán excavaciones para buscar y recuperar los restos de los 65 mineros que murieron en la mina de Pasta de Conchos en 2006; como respuesta a la principal demanda de los familiares.

López Obrador mencionó que no se tiene autorización del propietario de la mina, Grupo México, pero espera y confía en que Germán Larrea no manifieste oposición; afirmó tener las facultades y poder llevar a cabo la investigación.

Al respecto, Raúl Vera, obispo de Saltillo, anunció en un comunicado que Grupo México debe ser llevado a juicio por no haber permitido el rescate de los trabajadores; señaló que este sería un acto de justicia y dignidad.

El accidente en la mina Pasta de Conchos ocurrió el 19 de febrero de 2006, una explosión en la mina afectó a 73 mineros que estaban en turno, de los cuales solamente 8 fueron rescatados y solo se recuperaron dos cuerpos.