Hay besos apasionados, cariñosos, dulces, lascivos, fraternales. Son un acto demostrativo de afecto, atracción, amor, ternura o pasión por nuestro semejante. Ya sea a nuestra pareja sentimental, a un familiar o a nuestro perro, los besos siempre nos acariciarán de alguna manera el alma y ofrecen grandes beneficios.

Los besos son el lenguaje universal del amor y estrechan vínculos entre las personas. Al besar el cerebro libera hormonas como la oxitocina, que se relacionan con el afecto y la confianza. Además, besar brinda beneficios para la salud física, emocional y psicológica.

El 13 de abril se celebra el Día Internacional del Beso, conmemora el beso más largo de la historia que duró 58 horas 35 minutos y 58 segundos, protagonizado por una pareja tailandesa, Ekkachai y Laksana Tiranarat, en 2011 durante un concurso de besos para conmemorar el Día de San Valentín en Tailandia. Hasta ahora sigue siendo el récord.

¿Con quién quieres celebrar? ¿Te gustaría romper el récord del beso más largo? Feliz Día Internacional del Beso.

Sigue leyendo: LOS QUÍMICOS DE LA FELICIDAD