La OMS indica que la leche materna es el alimento más importante del bebé y los bancos caseros pueden ayudar a las madres a hacerlo.

Y es que en la actualidad las mujeres dividen su tiempo en diversas actividades, el trabajo, la escuela, un negocio o alguna otra cosa.

Por lo que este tipo de prácticas pueden ayudarlas a mantener este vinculo con su hijo, quien puede recibir leche materna el tiempo que sea necesario.

Según los protocolos internacionales, esta forma de alimentación debe ser exclusiva durante los primeros seis meses y posteriormente hasta los dos años.

Te puede interesar: ¿Por qué la lactancia materna beneficia al medio ambiente?

Aunque, la experta en lactancia, Gema Ruiz Espinoza, señaló que no existe un plazo límite, ya que cada mujer decide cuándo detener la práctica.

Tips para el banco de leche

La leche materna tiene tantas propiedades y una de ellas es que puede conservarse en refrigeración hasta por seis meses.

Por lo que con ella se puede perfectamente hacer una reserva y utilizarla para continuar alimentando al bebé aunque la madre no esté.

¿Cómo lo puedes hacer?

Primeramente, Gema recomendó que se estimule el pecho para tener más leche, por lo que se tiene que seguir alimentando al bebé en libre demanda.

Es decir que el infante sea alimentado cada que lo pida, sin llevar horarios específicos, como se hace con las fórmulas.

“Y además, tienes que extraerte leche, los extractores dobles son los que más funcionan, también debes elegir bien dónde almacenarla”, dijo.

Para esto sirven muy bien los frascos de vidrio con taparrosca plástica, los cuales deben ser esterilizados y congelarlos inmediatamente una vez que se vierta la leche.

Un tip útil es etiquetar los frascos, para conocer la fecha en la que se extrajo y no tener desperdicios de leche.

Beneficios de continuar con la lactancia

Grupos expertos coinciden en que la leche materna es la primera vacuna que recibe el bebé.

Esta no sólo contiene nutrientes, sino que diversos estudios han demostrado que a través de ella la madre pasa a su hijo protección.

Incluso, información sobre cómo es el ambiente en el que nació, lo que le ayuda a formar defensas para sobrevivir.

Sigue leyendo: La leche de fórmula contienen más azúcar que los refrescos

Incluso durante esta época de pandemia, se ha insistido en continuar con la lactancia, aunque la madre tenga COVID-19.

Para evitar un contagio lo que se puede hacer es extraer la leche o bien portar cubrebocas y careta al alimentar al menor, además de una correcta higiene.