El Ayuntamiento de Bacalar clausuró el balneario Cocalitos al comprobar el rebosamiento de las aguas negras en la laguna, originado por una omisión y por la cual pagará una multa de entre 8 mil 449 y 422 mil 450 pesos.

Romel Cano Álvarez, director municipal de Ecología, confirmó que se va aplicar una sanción porque representa un riesgo de contaminación a la laguna.

Afirmó que el incidente se debió a un mal control de la administración del balneario, la cual no consideró el número de visitantes que  se registraron, por lo que se realizará una revisión rutinaria para evitar situaciones de este tipo.