José María Morelos.- El trabajo coordinado que sigue implementado el Ayuntamiento morelense para no descuidar los servicios básicos de la ciudad, hasta el momento sigue dando buenos resultados, pues la pandemia de coronavirus hizo que muchos de los empleados, entre ellos, personas con discapacidad y trabajadores con problemas como diabetes o de la tercera edad, fueran enviados obligatoriamente a sus casas desde los primeros días de la pandemia.

Carlos Solís, oficial de la comuna, señaló que ante esto el Ayuntamiento ha desplegado brigadas con el poco personal que queda para no descuidar principalmente el servicio de recoja de basura, y de la reparación del alumbrado público y otros más que por ahora será el saneamiento de coladeras ante la temporada de lluvias que se acerca.

En este sentido, especificó que en la recoja de basura trabajan 20 personas en cada turno, por lo que aprovechó también para pedir paciencia a la ciudadanía si en algún momento se atrasan en ello, y continuar con las medidas de rociado con agua clorada en las bolsas de basura para que también los trabajadores estén seguros.

Cabe señalar que en esta administración han sido incluidas personas con discapacidad y personas de la tercera edad y por ahora son ellos principalmente los que se encuentran resguardados en sus hogares por la contingencia.