No acudir al médico y automedicarte puede poner en riesgo tu salud, ¡cuídate!