Tal parece que la pandemia del COVID-19 podría transportarnos a los años 60´s y 70´s, cuando las personas iban a los autocines y podían disfrutar de una película desde el coche, observar las estrellas y llevar sus propios alimentos.

En el mundo aún quedan pocos autocines, pero la mira está puesta en que debido al cierre de las salas de los cines estos podrían regresar.

En diversos países entre ellos Alemania, las licencias para abrir autocines han aumentado considerablemente, tan solo a principios de marzo fueron aprobadas 43 y en Estados Unidos las cosas van por el mismo camino.

Los autocines tienen una gran ventaja: se puede mantener la distancia social y suelen ser económicos, además de que en tiempos como los que estamos viviendo ayudarían a las personas a entretenerse un poco.

¿Qué te parece?