Luego de que el presidente Donald Trump sugiriera ingerir o inyectarse desinfectantes para eliminar el COVID-19, las llamadas de emergencia por envenenamiento han aumentado en diversos estados de Estados Unidos.

Gretchen Whitmer, gobernadora de Michigan; y Larry Hogan, gobernador de Meryland, estados en lo que más casos se han registrado, han pedido al presidente Donald Trump y a las autoridades cuidar las declaraciones que se dan, debido a que las llamadas de emergencia por envenenamiento por cloro están  en aumento

Ante esto se ha solicitado a los médicos aclarar y orientar a la sociedad sobre lo peligroso que la ingesta de químicos puede resultar.