La actual pandemia de COVID-19 está pasando factura a los centros hospitalarios, pues se detuvo hasta 80% la atención y detección de otras enfermedades no transmisibles (ENT).

Antes del COVID-19, las ENT ya dejaban 2.5 millones de muertes en América Latina, según el Instituto para Métricas y Evaluación de Salud (IHME, en inglés).

Incluso una encuesta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que los servicios de prevención y tratamiento de las enfermedades no transmisibles (ENT) en algunos países se han visto gravemente afectados desde el comienzo de la pandemia.

Atención y detección de otras enfermedades

Rolf Hoenger, jefe para América Latina de la farmacéutica Roche, advirtió que la pandemia ha provocado una reducción de entre 50 y 80 por ciento en la atención y detección de otras enfermedades crónicas no transmisibles.

“Los reportes internos que tenemos muestran, depende del país y depende de la enfermedad, entre el 50 por ciento y hasta el 80 por ciento de reducciones y ese 80 por ciento, por ejemplo, son interrupciones de nuevas detecciones de cáncer de mama o de otros”, expuso Hoenger.

Hoenger reconoció que los países latinoamericanos no están bien preparados para enfrentar lo que viene tras el COVID-19, sobretodo porque deben pensar en que es una enfermedad con la que se tendrá que vivir.

Brecha de atención médica

Con base en los últimos datos disponibles, el IHME ha reportado que tres de cada cuatro muertes en la región ocurren por enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y otras ENT.

Germán Fajardo, director de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, explicó que en América Latina, hay 2.3 médicos por cada 1 mil habitantes en promedio, mientras que en Europa se registran 3.7.

Señaló que existe diferencia o desigualdad de atención médica incluso entre los países de América Latina, con tasa de 0.23 en Haití como la más baja y de 8 en Cuba como la más alta. Mientras que en México se tienen 2.1 doctores por cada 1 mil personas, por debajo del promedio regional.

atención-y-detección-de-otras-enfermedades-pandemia

Rezago en consultas y cirugías a nivel nacional

Si México ya enfrentaba una austera atención médica, la pandemia de coronavirus ha provocado que más del 30 por ciento de las cirugías que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tenía programadas se suspendieran y exista un rezago importante a nivel nacional.

Lo que significa que el personal del IMSS ha postergado la cirugía de miles de pacientes, quienes por meses han esperado una. Además, la atención médica ha pasado a segundo plano para quienes su enfermedad o estado no representa amenaza a su salud, ya que la prioridad son pacientes con COVID-19.

“Tenemos un 30 por ciento de rezago en cirugías a nivel nacional, en cuanto se pase a semáforo amarillo podremos atender todo esto para estar preparados para la época invernal, porque se incrementan las enfermedades respiratorias y como puede ser influenza puede ser covid y tenemos que estar atentos, aunque el uso de medidas preventivas y de higiene nos puede ayudar a controlarlas”, indicó Víctor Hugo Borja Aburto, director de Prestaciones Médicas del IMSS.

¿Qué opinas?

Te recomendamos: ¿POR QUÉ EL PENACHO DE MOCTEZUMA NO PUEDE VOLVER A MÉXICO?