El asesinato malintencionado perpetrado contra el juez federal, Uriel Villegas Ortiz, y su esposa, Verónica Barajas, “es un crimen de Estado, que nadie tenga duda”, aseguró Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Durante una conferencia de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados (BMA), Zaldívar informó que todas las instituciones se encuentran en coordinación para dar con los responsables del crimen.

Pero también enfatizó “que no quepa duda que este es un crimen de Estado, y que cuando hay un crimen de Estado todas las instituciones del Estado mexicano estaremos del mismo lado no caben diferencias, políticas ni distracciones, estaremos muy atentos de cómo se desenvuelvan las investigaciones”.

También argumentó que lo sucedido lastimaba de manera profunda al Poder Judicial de la Federación, y que afectaba al estado mexicano.

Cabe mencionar que el juez Villegas Ortiz renunció voluntariamente a la vigilancia que le proporcionaba la Judicatura Federal, ya que sostuvo que se sentía más cómodo y llamaba menos la atención sin personal de custodia.