Kantunilkín.- A pesar de no tener compradores, artesanos no desaprovechan las pocas oportunidades de empleo reparando hamacas y elaborando otras, en espera de que surja un cliente que se las pueda comprar para sobrellevar la difícil situación económica que viven a consecuencia del coronavirus.

Edmundo Cauich Kau lamentó que por la contingencia sanitaria no tienen mucha actividad “solo algunas personas nos traen algunas hamacas para reparar con lo cual sobrevivimos, con el poco material que tenemos, como hilos, elaboramos hamacas en espera de que alguien las compre para tener un poco de dinero”, relató el artesano.

Dijo que, junto con su esposa, es la única labor que realizan, pero ahora que todo está cerrado, no hay compradores ya que la mayoría vienen de Holbox y de otros municipios o simplemente las personas que están de paso; “ahora nada de ventas por la contingencia sanitaria”.

Cauich Kay confía que las cosas mejoren pronto para poder vender las hamacas que han elaborado en esta contingencia o, de lo contrario, tendrán que solicitar apoyo a las autoridades municipales o estatales para que puedan sobrevivir ya que son pocas las oportunidades que tienen para obtener recursos, al menos para pasar el día.