Cozumel.- Los artesanos de coral negro resienten la crisis económica provocada por el coronavirus, pues sus ventas han caído en un 100 por ciento ante la falta de espacios para comercializar sus productos.

El líder del gremio los artesanos, David Calderón Uc, dijo que el cierre de negocios del ramo turístico remató la precaria situación que estaban viviendo, ya que no tienen clientes por lo que han recurrido a la venta de sus herramientas de trabajo.

Dijo que, como la mayoría de los artesanos son personas de la tercera edad, optaron por retirarse de esta actividad, pues Cozumel es uno de los pocos lugares en el mundo donde se puede trabajar el coral negro de manera legal y actualmente son muy pocos los que se dedican de tiempo completo.

Además, Calderón Uc comentó que la falta de apoyos por parte de las autoridades y la crisis por la pandemia ha cobrado factura a la unión de artesanos, por lo que se quedan a la espera de que la economía se reactive con el arribo de cruceristas para poder regresar a sus actividades.