José María Morelos.- María Asunción May Chi, una artesana de la tercera edad de la cabecera municipal, es una de cientos artesanos que en la zona maya permanecen en sus hogares, pues la contingencia por el coronavirus les afectó en su vida diaria; sin embargo, este tiempo lo ha aprovechado para continuar perfeccionado sus técnicas y elaborar más artesanías.

Doña María, quién lleva más de 30 años realizando figuras con el bejuco “ochil”,  ha logrado perfeccionar su técnica durante este tiempo y ha logrado crear figuras como elefantes, venados, pavos, hipopótamos, tucanes, puercos, frutas o si alguna persona desea una figura en especial, dice que lo podría realizar.

Menciona que la labor más complicada de este oficio es buscar la materia prima, pues se tiene que adentrar al monte para poder conseguirlo, y por su avanzada edad no es fácil.

Explicó que aprendió de manera empírica, fue invitada por una conocida a un curso de tejer bejucos cuando una persona no acudió, y por la inquietud de aprender fue que avanzó, y hoy en día lo continúa realizando con el afán de ganarse unos pesos.

Narra entre sus anécdotas que ha tenido que ingeniárselas para elaborar figuras que le han encargado, como por ejemplo cerdos, en la cual se basó en unos cerdos de verdad que tenía en su casa; la figura de un tucán, la cual también tenía en su casa y le fue de modelo para realizarlo, así como otros más.

Espera que la contingencia del coronavirus pase pronto para poder activar su venta, pues muchos de los trabajos que realiza son por encargo y los vendía en la zona norte del estado, la cual ahora es foco de infección de coronavirus.