Una brigada atendió los daños ocasionados por la tormenta tropical “Cristóbal” en los arrecifes y ecosistemas de las playas de Tulum, específicamente en la comunidad de Akumal, donde se plantaron corales como parte de una respuesta inmediata.

El Centro Ecológico Akumal (CEA) realizó tres buceos prospectivos y de atención para evaluar los daños que dejó la tormenta y para implementar actividades de rescate en dos de los viveros que el CEA había estado desarrollando y manteniendo los últimos cuatro años, estas dos últimas, financiadas por el proyecto MARFound, tales viveros corresponden a los denominados “Media Luna Profundo”y “Morgan”.

Con el objetivo de mantener un resguardo de diferentes líneas genéticas, se sembraron las especies conocidas como cervicornis, las cuales fueron obtenidos de diversos sitios dentro de la ARPEA, como Yalkú, Media Luna Profundo y Chemuyil, para salvaguardar la biodiversidad del ecosistema de Akumal.

La primera evaluación mostró que los efectos de la tormenta provocaron ruptura de al menos una línea completa de estabilización.

Además, se rescataron las colonias ubicadas en Morgan, provenientes de una colonia madre que está próxima a la desaparición, al igual que las de Media Luna.