Quintana Roo se encuentra en el ojo de su mismo huracán. Este año al contar con contiendas democráticas, diversas contrapartes a cada partido político o candidato independiente, sacan lo peor de cada uno para “desestabilizar” a su oponente, sin embargo es la ciudadanía quien paga el precio de la desinformación.

Actualmente existen dos candidatos a quienes ya le juegan sucio, el primero es a Chanito Toledo por parte de Movimiento Ciudadano, candidato a diputado por el décimo distrito, quién señala que se llevan a cabo fraudes con su nombre. Mientras que a Ismael Sauceda, por parte de Movimiento Auténtico Social, candidato a diputado por parte del noveno distrito, ha recibido amenazas a fin de renunciar a su comisión.