El término ARN mensajero se ha vuelto popular al ser la tecnología tras la vacuna de COVID-19, pero esta podría ayudar a combatir otros padecimientos.

Incluso, está en camino para ser probada en inyecciones contra 30 enfermedades infecciosas, incluyendo el VIH.

El laboratorio de Drew Weissman, Katalin Karikó y Norbert Pardi, trabajan en ese número de vacunas, cinco de las cuales ya están siendo probadas.

Dos contra el virus del SIDA, una contra la gripe estacional, otra contra todas las gripes y otra contra el virus del herpes genital.

Te puede interesar: EMPRESAS PRIVADAS PODRÁN COMPRAR VACUNAS CONTRA COVID-19: AMLO

El desarrollo del ARN mensajero proviene del trabajo de Karikó, una inmigrante húngara que llegó a Estados Unidos para trabajar en estos temas.

¿En qué es diferente?

Las vacunas de ARN mensajero enseñan a las células a cómo producir una proteína que desencadena una respuesta del sistema inmunológico.

Las vacunas tradicionales inyectan material de virus ya sea vivo o muerto, pero estás involucran una nueva tecnología.

Esta se basa en introducir en el cuerpo humano los moldes para la producción de anticuerpos contra el virus en forma de moléculas de ARN.

Los moldes se introducen en el citoplasma de nuestras células, que es donde están los ribosomas, encargadas de fabricar los anticuerpos.

La mujer detrás del ARN mensajero

Hace 30 años, la bioquímica se obsesionó con la investigación de una sustancia para combatir enfermedades a través del ARN mensajero.

Sin embargo, la comunidad científica era escéptica y desconfiada en relación a la genética en vacunas.

Su suerte no cambió mucho al mudarse del viejo al nuevo continente, su insistencia en el ARN le costó su trabajo en la Universidad de Pensilvania.

Pero fue su trabajo pionero el que abrió el camino para las vacunas contra la COVID-19 de Pfizer y Moderna.

Por muchos años mantuvo un perfil muy bajo, con el fin de conservar su ciudadanía y la de su hija, quien cursaba la universidad.

Sus investigaciones fueron clave para la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por Pfizer y su socio alemán BioNTech, donde Karikó es ahora vicepresidenta.

Te puede interesar: VACUNAS NO DETENDRÁN EL CORONAVIRUS: EXPERTOS OMS