Si bien las clases en línea vinieron a ser el salvavidas de la educación en la pandemia, esto puede repercutir en el aprendizaje de los niños.

Los métodos de enseñanza a distancia están volviendo la educación complicada y son una distracción que repercute en el aprendizaje.

La educación a distancia afecta el aprendizaje de los niños

De acuerdo con Maryanne Wolf, escritora, profesora y directora del Centro de dislexia de Estados Unidos, en tiempos como los que estamos viviendo es importante desarrollar un cerebro bialfabetizado.  Es decir, uno que sea capaz y se adapte tanto a la alfabetización digital como a la impresa.

Hasta el momento, profesionales se están encargando de estudiar la repercusión que los medios están teniendo en la educación de los niños. Ya que la transformación de la información en conocimiento requiere de habilidades, tiempo y atención que la lectura digital muchas veces no permite.

En diversas ocasiones buscamos información impresa y la mayoría de las veces lo hacemos sin reflexionar, y es un problema que enfrentan todas las personas.

Esto se complica aun más cuando se combina con la información digital, debido a que existe una distracción constante no se permite una comprensión.

Te podría interesar: TICS, PROTAGONISTAS EN LA EDUCACIÓN A DISTANCIA

Los problemas de la educación a distancia

Ahora bien, la pandemia está reflejando las dificultades en los niños y las personas en general en torno a la capacidad lectora.

El medio impreso permite procesos lentos, requiere de mucha atención y tiempo. Mientras que, la lectura digital es rápida y permite realizar más de un par de cosas a la vez.

Esta última, hace que las persona disminuyan su empatía y capacidad de análisis, originando en ocasiones que se tomen como verdaderas noticias falsas.

Los investigadores Naomi Baron, Anne Mangen y Lalo Salmeron han descubierto que la comprensión lectora de los estudiantes disminuye cuando se lee una misma información a través de una pantalla que en un medio impreso.

Con todo esto no queremos decir que la lectura profunda no sea posible a través de las pantallas, sino que la distracción que existe en esos medios dificulta la capacidad lectora e interpretativa.

El aprendizaje de los niños por medio de pantallas no es el medio ideal, pero sí el mejor recurso para los tiempos que estamos enfrentando.

Ayuda e invita a tus pequeños a leer los libros que tienes en casa. Imprime cuentos o información que a ellos les guste y motívalos a leer.

Te podría interesar: APRENDE EN CASA: UN RETO PARA LOS NIÑOS DE LA ZONA MAYA DE QUINTANA ROO