Más de 55 mil habitantes se quedaron sin energía eléctrica por unas horas durante el apagón de ayer en Quintana Roo, debido a que la entidad fue parte de las “interrupciones al suministro eléctrico programadas” por el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) en 29 estados del país.

De acuerdo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), estos cortes o tiros de carga son una desconexión del suministro eléctrico que se realiza desde los Centros de Control con el objetivo de mantener la estabilidad en el Sistema Eléctrico en alguna región del país y evitar un colapso.

“Se trata de cortes de carga rotativos y aleatorios. No existe riesgo alguno de apagones masivos, (…). La Comisión Federal de Electricidad ha puesto a disposición del CENACE todas sus plantas de generación para lograr el balance carga-generación, con lo que se ha logrado disminuir los tiros de carga”, explicó la dependencia, en un comunicado de prensa.

Hasta el corte más reciente, difundido a las 6 de la mañana de este miércoles, en todo el país había 89 mil 183 personas sin energía eléctrica, en los estados de Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas.

En Quintana Roo la afectación fue a 55 mil 427 habitantes, quienes a las 10:30 de la noche ya contaban con suministro de electricidad, según reportes de la CFE.

Podría haber más apagones: SENER

En entrevista radiofónica, la titular de la Secretaría de Energía (SENER), Rocío Nahle García explicó esta mañana que el Cenace advirtió que los cortes podrían continuar 48 horas más .

“Tienen 48 horas de mal tiempo todavía muy fuertes en Estados Unidos y en el norte de la República”, dijo la funcionaria.

Aseguró que hasta las 10 de la mañana todas las centrales de la CFE y algunas privadas utilizaban sus reservas de gas u otras fuentes de combustible, lo cual contribuyó a que hubiera un faltante de 1,700 megawatts, cuando el martes era de 6 mil 500.

Este es el plan para combatir los cortes de luz

Durante su conferencia matutina diaria, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó que el Gobierno federal ha comprado barcos de gas licuado.

Paralelamente, Pemex vende a la CFE combustóleo a bajo costo para reactivar las plantas de suministro de energía, con el fin de enfrentar los apagones.