Cada día estamos más cerca de las elecciones y cada vez es más difícil saber por quién votar, por lo que anular o abstenerse puede ser una opción a considerar en las elecciones.

Si la idea ya te pasó por la cabeza, en Mar de Fondo te contamos todo lo que debes saber sobre el voto nulo o un voto anulado, lo que significa y cuáles son sus repercusiones.

La diferencia entre un voto nulo y anular el voto

Si no estás convencido ¿debes anular tu voto o abstenerte?

Mientras nos decidimos en votar o no votar, de acuerdo con la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales los votos nulos son los que se depositan en la urna sin haber marcado ningún cuadro de partido o candidato.

También se considera nulo cuando el elector marque dos o más cuadros sin que exista coalición entre los partidos cuyos emblemas hayan sido marcados.

Pero existe una última posibilidad, que es la acción de anular el voto de manera intencional.

El Mtro. Christian Roberto Salazar Montiel, Académico de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la UNAM, nos explica que:

Un voto nulo es votar de manera incorrecta,  se dice que puede ser accidental o por desconocimiento del votante, quien comete un error a la hora de escribir sobre la boleta”.  

Mientras que anular el voto es una acción deliberada para que el voto no cuente.

Por ejemplo dejando la boleta en blanco, escribiendo leyendas como “voto por mí” o tachando y rayando toda la boleta.

Según el ‘Voto nulo en México: Análisis desde lo local’ para ejemplificar la categorización de las boletas, exponen una muestra por cada una de las causas por las que se pueden anular:

De manera intencional

Se puede observar que la persona que emitió este voto, tenía intenciones claras de anularlo.

Expresión Creativa

En este caso, el  o la votante decidió dibujar un animal (un conejo o un hámster) y no se puede saber su intención.

Falta de entendimiento de las coaliciones

Se puede suponer que la o el elector se confundió en las coaliciones ya que, para la elección federal, estos dos partidos estuvieron coaligados, pero para la elección local, no.

Falta de capacitación al electorado

anular-y-abstenerse-elecciones

La o el votante no marcó de forma correcta la boleta; se puede argumentar que es por falta de capacitación electoral.

El voto debió ser válido

anular-y-abstenerse-elecciones

En esta boleta se ve claramente la intención de la persona: era un voto por Morena que se contabilizó como nulo.

Otra

En este caso, no se incluye imagen debido a que se clasificaba como ‘otra’ a aquella que no se pudiera categorizar en cualquiera de las seis causas anteriores.

Con esto, el ciudadano busca expresar que no está de acuerdo con ninguna de las propuestas ni con el sistema electoral.

Repercusiones de anular y abstenerse

Los votos anulados por error, de forma intencional y las boletas en blanco también se cuentan el día de la elección y forman parte de la votación total emitida, que incluye a todas las boletas que entran en las urnas.

Sin embargo, solo son considerados los votos válidos para definir quiénes serás las o los nuevos candidatos.

Incluso, en un escenario hipotéticamente, en donde hubiera más votos nulos que válidos, aún así habría ganadores de los cargos públicos.

En términos prácticos e inmediatos, el único efecto posible de los votos nulos es si esa cifra es mayor a la diferencia entre los candidatos ubicados en el primero y segundo lugar.

Es decir, si el A candidato logró 100 votos y el B, 80 pero los votos nulos son 50, entonces se tendría que hacer un nuevo conteo.

anular-y-abstenerse-elecciones

En el 2018, el INE registró más de 56 millones de votos. De los cuales cerca de 1.6 millones fueron nulos, ya sea de forma accidental o intencional.

Esto equivale al 2.7% del total de votos emitidos.

Mientras que en 2012, un millón 191 mil 057 votos fueron nulos. Lo que representó el 2.42% del total de los votos emitidos.

Anular el voto de forma intencional o no acudir a las urnas también puede tener consecuencias o crear una ‘distorsión’.

“Afecta porque se ve distorsionada la representación real, no sabemos realmente el grueso de la población a quién apoya, y por eso los resultados de las urnas suelen parecer artificiales”, señala Salazar Montiel.

Las elecciones representan la interacción entre el ciudadano y la representación política.

Aunque las campañas han evolucionado , la forma tradicional no ha cambiado.

¿Ya sabes por qué hacer las próximas elecciones?

Te podría interesar: MARIO MARÍN VISITA UN HOSPITAL; ABOGADA DE LYDIA CACHO EXPLICA QUÉ IMPLICA