Kantunilkin.- En busca de fuentes de empleo, Miguel Ángel Pat Fernández se dedica a la cunicultura, teniendo más de 150 conejos de varias razas que comercializa en diversos municipios para sostenerse económicamente.

Su predio lo ha convertido en una granja para la cría de conejos y aves enanas para diversificar la cunicultura y tener otros ingresos que le permitan mejorar su economía familiar ya que no cuenta con un empleo fijo.

Relató que trabajar en la cunicultura inició como un juego ya que sus vecinos le regalaron dos conejos criollos pero ahí nació la idea de seguir trabajando con estos animales al grado de que ahora tiene más de 100 conejos de varias razas principalmente la de cabeza de león, mini lob, entre otros.

Los precios son variados desde 70 pesos hasta 200 dependiendo del tamaño y la raza pero en destinos turísticos del estado tiene un precio más elevado y, aun así, se compran estos animales para tenerlos como mascotas, principalmente para los niños.