Tras el amparo promovido por dos menores de edad, el basurero de Othón P. Blanco, ubicado en la colonia Las Américas se ha puesto la lupa encima, dejando ver la infinidad de irregularidades con las que cuenta y el peligro de salubridad que implica.

No hay bardas o señales que dividan el basurero con las colonias aledañas, cada día se expande más y más, actualmente se encuentra a 200 metros de una colonia, no cuenta con ningún tipo de manejo apegado a las normas correspondientes, la basura contacta directamente con el piso, lo cual contamina, además del suelo, los mantos freáticos, no tiene ningún tipo de sistema de red pluvial, lo que resulta, nuevamente en contaminación del agua… en fin, todo mal con el basurero de Othón P. Blanco.

¡Claro! La autoridad municipal refiere no tener recurso para subsanar la problemática, sin embargo, no es tan fácil desprenderse de dicha responsabilidad. El puesto público implica responsabilizarse por estos problemas, y si no existe dinero para resolverlo, entonces es cuestión de buscar “bajar” los números y combatir emergencias de este tipo.