Pareciera que el tema de la sanidad en el país está en estado “muerto” para Andrés Manuel López Obrador, quien prefiere invertir 350 millones de pesos de Hacienda para promocionar al béisbol…¡Gran jugada, señor Presidente!

Por si fuera poco, renunció también el director del el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS, Germán Martínez Cázares a la dirección general porque no está de acuerdo con el partidito que anda armando el mandatario y con justa razón: el no tener la lana para las medicinas ni los chescos, pues no lo hace un juego limpio.

Así que, mientras nuestro sector salud agoniza por recibir “finanzas sanas”, el equipo de AMLO ya prepara  otra bateada al presupuesto nacional.

¿Y la llamada “austeridad republicana”? Pues ¡Se va, se va! y… ¡se fue!