Con un total de con 356 votos a favor, 61 en contra y dos abstenciones, en medio del júbilo por parte de la bancada morenista, el Pleno avaló la aprobación de la nueva reforma educativa, siendo este “un paso adelante” que celebra Andrés Manuel López Obrador.

El reciente y tan celebrado dictamen, cancela la reforma educativa del 2013, anteriormente impulsada por organismos financieros internacionales y reforma fiscal, laboral y energética.

Ahora, asegura que con ello no habrá control de las plazas a los maestros, no permitirán el regreso de la corrupción a la educación, y se defenderá la evaluación docente, de ingreso y de promoción.

“Es un problema menos porque para mejorar la educación lo que se necesita es que se tome en cuenta a los maestros”, dijo contento el ejecutivo federal.