La nueva terminal aérea de Santa Lucía, misma que apoyará al actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, ofrecerá capacidad para 20 millones de pasajeros, al menos en la primera fase.

Dentro de los pormenores brindados por el Presidente de la República está el hecho garantizable del nulo aumento en la inversión establecida, es decir que ya se fijó un costo y no se ampliará. También se especificó la construcción de 5 pistas en la Ciudad de México.

El -casi- en –todo listo- yace en la ausencia del dictamen de impacto ambiental, con el cual, según el mismo Obrador, se actúa con mucha cautela para no dar pie a equivocaciones.