Víctor Agüero, delegado de la sección nacional de Criadores de Aves de Combate en Quintana Roo, señaló que los diputados quintanarroenses no midieron consecuencias al aprobar la ley contra el maltrato animal.

A pesar de querer interponer un amparo, como uno de los dueños de gallos de pelea, amenaza con matar más de 40 mil ejemplares, ya que no son aptos para el consumo humano.

Indicó también que las consecuencias de esto, afectará también en los comercios de alimento de animales.