Ambientalistas se oponen a la construcción de un puente sobre la Laguna Nichupté que fue aprobado por el Gobierno federal recientemente.

Katerine Ender Córdova, ambientalista, asegura que se está reuniendo con grupos defensores del medio ambiente para evitar la realización del puente.

“Tenemos que tener en cuenta que el pasto marino está dentro de las especies protegidas, entra en la Nom-059, por lo tanto cualquier proyecto que le cause un impacto directo a esos ecosistemas pues definitivamente no debe ser aprobado”, afirma la ambientalista.

Añadió que es indispensable solucionar primero el mal manejo de las aguas residuales por parte del Fondo Nacional de Turismo (Fonatur), ya que la Laguna se ha estado dañando con el mal tratamiento de las aguas residuales por lo que es importante hacerle un estudio.

Ender Córdova aseguró que están trabajando en conjunto con varias organizaciones internacionales para frenar la construcción de dicho puente y proteger al medio ambiente, “porque solos y separados va a ser difícil”.

Cabe mencionar que el gobierno federal aprobó este proyecto que por varios años ha estado insistente, pues busca desahogar el tráfico generado en horas pico sobre el boulevard Kukulkán. Se espera que las licitaciones inicien a finales de año y empezar la construcción en el 2022.