A pesar de que el país es una de las naciones con mayor diversidad de animales y plantas, también es uno de los lugares más peligrosos para ser ambientalista.

Según un informe divulgado por el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), la tierra y los derechos de quienes protegen nuestras riquezas son vulnerados.

Asesinan a ambientalistas

El informe sobre la situación de las personas defensoras de los derechos humanos ambientales en México señala que durante el 2020, fueron asesinados en el país 18 defensores ambientalistas.

Los homicidios ocurrieron en el contexto de conflictos por el uso de la tierra y la tala ilegal en diferentes partes del país.

Además, se contabilizaron alrededor de 90 agresiones contra activistas en 65 ataques distintos.

Ocho de estas acciones fueron vinculados con la oposición al Tren Maya, proyecto prioritario del presidente Andrés Manuel López Obrador para el sureste mexicano.

El informe documentó otras más: tres agresiones relacionadas con la carretera en San Francisco Xochicuautla, Estado de México.

Tres por la construcción del Puente Vehicular Xochimilco, en Ciudad de México, y tres más de construcciones de carreteras en diferentes estados.

ambientalistas-asesinados-méxico_mar_De_Fondo_2

Viven bajo amenazas por defender el ecosistema

Las personas que están en la primera línea de defensa del patrimonio natural mexicano viven bajo constante amenaza.

Sin embargo, los intereses gubernamentales, empresariales e incluso de los mismos integrantes de la comunidad donde radican, los ponen en riesgo, a tal grado de costarles la vida.

La razón por la que son blanco de acciones violentas son que se han opuesto a prácticas como el cambio de uso de suelo, la tala clandestina, el comercio de materias primas y productos forestales, entre otras, que dañan a nuestro ecosistema.

Parecen ser quienes tienen plena consciencia de que cada año, México pierde 128.8 mil hectáreas de bosque y la disponibilidad de agua en el futuro.

Defienden los recursos naturales, pero nadie defiende sus vidas

Te recomendamos leer: Talan 1.6 millones de hectáreas de selva en la Península de Yucatán