Trece esculturas de origen maya se encuentran nuevamente en sus países de origen, tras permanecer durante varios años ocultas en un sótano en Alemania.

Se tratan de diversas figurillas, platos y cristales que se estima, fueron labrados entre los años 250 y 850 DC.

Reiner Haseloff, ministro-presidente del estado federado de Sajonia-Anhalt, fue el encargado de entregar las piezas a los representantes diplomáticos de México y Guatemala.

Ya que once de las piezas fueron fabricadas en el vecino país del sur, mientras que otras dos de las figuras provienen de Teotihuacán.

“Los objetos robados por los saqueadores de tumbas o de antiguas colonias no sólo están en los museos, sino que también pueden encontrarse en nuestras bodegas o en nuestros graneros”, dijo Haseloff.

Te puede interesar: México no puede hacer nada ante el robo de piezas prehispánicas

Un tesoro maya oculto

Las 13 piezas de origen maya fueron encontradas en el 2007 en una granja en Klötze, ubicada en Sajonia Anhalt, una región del este de Alemania.

El antiguo propietario había enterrado en una caja dos rifles de la Segunda Guerra Mundial, que pertenecían a su abuelo.

Debido a que la posesión de armas es ilegal, éste se comunicó con las autoridades, quienes encontraron las figuras envueltas en periódico.

¿Cómo llegaron ahí? Se cree que fueron robadas por saqueadores de tumbas, quienes luego las vendieron en el mercado negro.

Por debajo del margen legal, las pequeñas figuras se venden entre mil 700 y dos mil 300 dólares cada una.

El hombre que dio parte a las autoridades afirmó no tener idea de su origen maya, ni de su valor real, por lo que no se inició ningún procedimiento contra él.

Sigue leyendo: El palacio prehispánico oculto en un barrio del Estado de México

Recibe un resumen de noticias en tu teléfono; únete a nuestra comunidad en:
WhatsApp https://bit.ly/2LJhoYq
Telegram https://bit.ly/3fe39c4