El alcalde de Othón P. Blanco, Otoniel Segovia Martínez, hace unos meses tuvo la prevención de descargar recurso federal a bien de mejorar diferentes puntos de su municipio; sin embargo, hoy día se sabe, a través de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que ese dinero ha sido regresado (4.8 millones de pesos).

¿La razón? Todo señala hacia una mala administración en la implementación de obras públicas, específicamente electrificación rural y apoyo al mejoramiento de viviendas, lo cual se traduce en 31 obras sin resolver: nueve obras sin trámites, seis obras inconclusas, 12 obras terminadas, pero no operadas y otras tres que no benefician a la población.