Miguel Alejandro Pino Murillo, director de la Comisión Federal de Protección Contra Riesgos Sanitarios de Quintana Roo (Cofepris), informó que todos los establecimientos con alberca están obligados a realizar muestreo de aguas cada tres meses; con esta medida se pretende evitar que los bañistas sufran algún padecimiento.

Señaló que la Cofepris lleva a cabo visitas de verificación a balnearios y hoteles para realizar el muestreo de amiba libre y coliformes fecales. En caso de ser detectados la alberca será temporalmente cerrada.

También mencionó que solamente cerca de 50 hoteles cuentan con químicos reveladores que indican cuando alguien orina dentro de la alberca, dijo que no está regulado y no se puede obligar a los hoteles a implementarlo, por lo que tampoco existen sanciones o multas; sin embargo, se busca que sea una Norma Oficial.