La Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos reporta que sus centros de hospedaje perdieron 2 mil 800 millones de pesos y reconocen que en 2018, un total de 951 mil 400 viajeros optaron por hospedarse en habitaciones de esta plataforma en lugar de los tradicionales hoteles del Caribe Mexicano.

El descontento que ha provocado en los hoteleros el uso de esta aplicación los lleva a ser más creativos y moderar sus altas tarifas con la finalidad de no continuar perdiendo durante 2019 más huéspedes como una solución ante esta “competencia desleal”, ya que a Cancún le llevó 44 años tener disponibles 34 mil habitaciones de hotel, en comparación con Airbnb, que en siete años ya tiene 30 mil cuartos en este punto turístico de Quintana Roo.