Utilizando el proyecto de telescopio Everest Horizon o EHT por sus siglas en inglés, científicos revelan hoy al mundo la existencia del “monstruo”, la primera imagen real de un agujero negro, que dista de la ciencia ficción.

Este agujero negro clasificado por sus descubridores como “súper masivo”, se ubica en el centro de la galaxia Messier 87, a 54 millones años luz de distancia de la Vía Láctea, se estima que su tamaño gravitacional es tres veces más grande que el de la Tierra y científicamente es un punto de no retorno, en el cual la gravedad es tan extrema que incluso la luz no puede escapar.

El EHT es una red colaborativa internacional que combina el poder alrededor de 8 observatorios y radiotelescopios alrededor del mundo: SMT (Arizona), SMA (Hawaii), JCMT (Hawaii), APEX (Chile), ALMA (Chile), SPT (Antártida), IRAM (España) y LMT (México).