Nuestro personal médico no merece estos actos, ¡ellos nos están salvando!