Cada vez es más difícil tener una vejez digna en México.