Los niños pasan años en albergues debido a que todavía no hay ley que homologue la adopción en México.